Clima
7° C

La Plata, Bs As.
Lunes, 20 agosto 2018
Revista Num. 793
En un mano a mano exclusivo, el Jefe de Gabinete bonaerense dice que, pese ala crisis económica, "el objetivo es no frenar las obras". Critica duro al kirchnerismo y habla del c...
Ver Revista
Revista SALVAI A FONDO
Clima
7° C

Revista Num. 793
Ver Revista
12/03
LA TECLA PATAGONIA
El gran plan de obras para la Patagonia: naufraga sin rumbo
Una ambiciosa iniciativa del Gobierno nacional asomaba como la reparación histórica en materia de infraestructura para la Patagonia. Pasó el tiempo, y son pocos los avances, con más dudas que certezas. Las exigencias de las provincias y su situación actual en un detallado informe de La Tecla Patagonia.
El gran plan de obras para la Patagonia: naufraga sin rumbo

El 9 de febrero de 2017, ya hace poco más de un año, el presidente Mauricio Macri arribaba a la ciudad rionegrina de Viedma para reunirse con los gobernadores patagónicos, en una cita que pretendía ser el puntapié inicial para el desarrollo del Proyecto Patagonia; hasta ese momento, presentado como un hermano gemelo del Plan Belgrano, un modelo social, productivo y de infraestructura integral para la zona norte del país que se encuentra en ejecución.


Si bien, en ese encuentro en la capital de Río Negro, no hubo definiciones concretas sobre los alcances de la iniciativa, se habló de un ambicioso plan de obras para la región sur de la Argentina, que incluiría a Neuquén, Chubut, Río Negro, Santa Cruz, La Pampa y Tierra del Fuego, y abarcaría desde proyectos locales a otros de gran envergadura para cada provincia. 

"Todavía no han sido seleccionadas las iniciativas, por lo que no se puede especificar qué obras de infraestructura estarán incluidas en el Proyecto, ni su presupuesto o su plazo de ejecución", dijo hacia fines del año pasado Marcos Peña, en su informe de gestión ante el Congreso de la Nación.

Concretamente, hacia fines del año pasado, hubo un cambio en la conducción del tan mentado Proyecto. Ignacio “Nacho” Torres dejó de ser la cara visible, sin haber podido lograr avances, más abocado al armado político de Cambiemos en Chubut; y en reemplazo fue nombrado, por decreto presidencial, Sebastián José Lew, especialista en planificación urbana y regional, que es oriundo de Comodoro Rivadavia.

Lew fue quien le dio mayor impulso a la iniciativa, manteniendo reuniones con diferentes referentes políticos des-de el inicio de este año, y recorriendo el territorio en donde se emplazarían algunas de las obras más importantes.

Silencio oficial

En el discurso emitido por el presidente Mauricio Macri en el Congreso de la Nación, en oportunidad de la apertura de sesiones ordinarias de este año, no hizo mención alguna al proyecto del Ejecutivo para la región. En esa línea, funcionarios de segundo orden prefieren no hablar del tema; por lo menos, dicen, hasta que no se logre un avance concreto.

Por otra parte, ninguno de los mandatarios provinciales se refirió al Proyecto Patagonia en sus discursos de apertura de este año, dentro de las menciones de inversión por parte del Gobierno nacional en sus provincias. Por lo que, en el radar de los Gobernadores, la iniciativa tampoco aparece como un plan que brindará soluciones en el corto plazo.

Lo cierto es que el avance se está dando más lento de lo que se preveía y, a esta altura, quedará supeditado a lo que suceda en 2019, con una posible continuidad o no de Mauricio Macri, o un candidato de su fuerza política, y en consecuencia de dicho plan, que fue una de las banderas de Cambiemos para la región.

En un principio, se habló de un total de 208 obras, por una inversión que ascendía a los 334.000 millones de pesos. Y si bien la variedad de ideas exige montos y plazos distintos, el escaso avance que tuvieron haría indicar que, actualmente, no es una de las prioridades del Ejecutivo nacional que, en sentido inverso, ha tenido gestos más bien proclives a ajustarles la soga a las distintas provincias que conforman la región patagónica.

Pese a ello, los gobiernos se las ingenian para avanzar por su cuenta en algunas obras que consideran de relevancia, a la espera de que las promesas de inversión desde la Rosada finalmente lleguen. Pero, momentáneamente, el tan mentado Proyecto Patagonia naufraga en las gélidas aguas del mar del sur.

Gobierno Nacional

Sin Información Oficial

Para conocer el estado actual del Proyecto Patagonia en su totalidad, La Tecla Patagonia se comunicó con los funcionarios del Gobierno nacional a cargo para que puedan expresar y detallar el desarrollo que ha tenido en el primer año de gestión. Sin embargo, la única respuesta recibida fue que hay órdenes de no hablar sobre el tema.

Sebastián José Lew, el nuevo en-cargado, asumió el rol en diciembre pasado, nombrado por decreto por el presidente Mau-ricio Macri. Llega al lugar de la mano de uno de los vicejefes de Gabiente de la Nación, Mario Quintana.

“No queremos otro plan retórico”, había dicho el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en febrero del año pasado, cuando la iniciativa se lanzó en Río Negro y en referencia a lo que ocurrió con el Plan Belgrano. Una de las promesas de campaña de Macri no cumplidas. Las provincias del norte tampoco se han beneficiado de tener un espacio de gestión propio.

NEUQUEN
En Neuquén empezó con fuerza y luego se diluyó

Después del encuentro de febrero del 2017 en Viedma, Neuquén fue sede de una serie de actividades tendientes a dar vida al Proyecto Patagonia. No duraron mucho pero, en ese marco, el gobernador Omar Gutiérrez recibió al (ahora) exministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, y al titular de la cartera de Producción, Francisco Cabrera, con el que organizaron una jornada para promover el programa en la región. Además, hubo encuentro con el ministro de Energía, Juan José Aranguren, por Vaca Muerta, 

En la discusión por el Proyecto Patagonia, Neuquén ha integrado una serie de iniciativas históricas de la Provincia, entre las que se destaca el aprovechamiento hidroeléctrico Chihuido I, una obra icónica para la región.

Reiteradamente anunciada, es un proyecto que tiene más de 30 años y que busca revitalizar la zona centro de la provincia y encontrar una nueva fuente de energía eléctrica. Lo había revivido Jorge Sapag, pero la financiación se estancó. Las nuevas negociaciones no dieron frutos, y ahora el gobernador Omar Gutiérrez pidió a Nación volver a licitarlo a mediados de año.

El financiamiento ruso no tuvo el final que las gestiones del ministerio del Interior esperaban, y ahora buscan nuevas opciones. Para Neuquén es prioridad número uno; sin embargo, otros proyectos parecen más viables en el corto plazo.

El Hospital Norpatagónico y el Tren a Vaca Muerta son dos obras incluidas en Nación en el registro de las iniciativas de Participación Pública Privada.

El nosocomio es otra idea de muchos años. Convertir a la Provincia en un polo de salud con un Hospital de Alta complejidad para toda la región. El Proyecto está avanzado, pero parece difícil que, en este contexto nacional, encuentre fácilmente un privado que quiera invertir en eso.

En la otra vereda, reactivar el tren entre Bahía Blanca y Añelo aparece como una idea que atrae a las petroleras. En diálogo con La Tecla Patagonia, voceros de YPF explicaron que el ferrocarril de Vaca Muerta bajaría exponencialmente los costos de traslados que hoy tienen, principalmente, para la arena que se utiliza para el fracking.

El Gobierno nacional espera que sea una de las propuestas insignia de las PPP. Creen que encontrarán varios interesados entre las petroleras que trabajan en la formación de no convencionales. A esto se le sumaría la finalización de la construcción del gasoducto patagónico cordillerano. El shale gas es la principal explotación que hoy tiene la formación Vaca Muerta, y en unos años podrá abastecer al país.

En contraposición, el Tren del Valle entre Neuquén y Buenos Aires no está en los planes del ministerio de Transporte. “No a corto plazo”, habían dicho a este medio en el momento en que fue consultado, y no forma parte del plan de obras. 

RIO NEGRO
Pocas obras presentadas y la mira en un plan paralelo provincial

La provincia de Río Negro fue la carta de presentación del Proyecto Patagonia, como idea de re-flotar un nombre que aún despierta anhelos en la ciudad de Viedma. A fines de la década del 80, el expresidente Raúl Alfonsín utilizó esa nomenclatura para anunciar el traslado de la capital federal al sur y, treinta años después, Mauricio Macri anunció con bombos y platillos la reactivación de un Plan, esta vez destinado a obras.

El gobernador Alberto Weretilneck aprovechó el envión y preparó más de un centenar de obras que no estaban incluidas en su ambicioso Plan Castello, una iniciativa similar de carácter provincial. Sin embargo, la gestión de Juntos Somos Río Negro envió a Nación los proyectos de infraestructura me-nos ambiciosos de la región (por sólo 400 millones de dólares), que re-dujo a sólo cuatro carpetas.

Entre los proyectos más ambiciosos se encuentra la puesta en marcha de la interconexión Norte – Sur entre las vías de ferrocarril (Norte – concesión Ferrosur; Sur – Tren Patagónico), que sería fundamental para potenciar las dos líneas ferroviarias y generar un sistema integrado de transporte que vincule los pasos fronterizos a Chile, con acceso a los puertos del Pacífico, y los puertos del Atlántico con la conexión a Brasil y mercados europeos. Además, esta vía permitiría extraer la producción de arenas cuarcíticas de los yacimientos en la zona del Bajo Santa Rosa, que se utilizan en la explotación de hidrocarburos por métodos no convencionales. El re-corrido total es de 163 km., y es la menor distancia entre los dos ramales. En cuestiones de infraestructura ferroviaria, no es la única obra. También se encuentra el Proyecto Bahía Blanca – Contralmirante Cordero – Añelo, como así también el mantenimiento y mejora de la traza Viedma – Bariloche del Tren Patagónico. En veremos se encuentra el Centro de Convenciones de la ciudad de San Carlos de Bariloche, una obra esperada por la meca turística de la Patagonia. No obstante, queda en dudas la instalación de la Central Nuclear, iniciativa que, por el momento, cuenta con poco respaldo en la Provincia, y fue rechazada en la Legislatura. Cabe destacar que ninguna de las obras presentadas se encuentra en ejecución.

CHUBUT
Algunos planes de vivienda en  ejecución, el resto nada

La provincia de Chubut llevó, ante el Gobierno nacional, 155 carpetas con iniciativas que están enmarcadas en el Proyecto Patagonia.

Entre las obras presentadas, más de la mitad corresponde a ejecuciones de planes de viviendas o mejoramientos habitacionales, y algunas de ellas son las que se encuentran en etapa de ejecución, según la información brindada desde el Ejecutivo nacional.

Las obras de infraestructura que presentó la Provincia se encuentran en una etapa de factibilidad o, simplemente, de idea. Y solamente dos de ellas se encuentran en etapa de licitación. Tanto desde Provincia como des-de la Casa Rosada tienen especial interés en la concreción de los proyectos relacionados con la energía eólica, el desarrollo de nuevos parques y el mejoramiento de los existentes. En este punto, podría haber novedades en la próxima reunión con el coordinador, Sebastián Lew.

Entre las obras más importantes que han sido presentadas, se encuentra el Corredor de Cargas Cordillerano, que une las provincias de Río Negro y Neuquén, y que cuenta con un presupuesto de $ 3.392.830.624; el camino de circunvalación en Comodoro Rivadavia, por un valor de $ 2.500 millones, con el Proyecto Ejecutivo presentado.

También figura la ruta de la Meseta Central, que prevé la pavimentación de aproximadamente 570 kilómetros de ruta en la región a ejecutarse en tramos, en Telsen - Gan Gan. El presupuesto es de $ 7.400.000.  En cuanto a las obras hídricas, se destaca el dragado del Río Chubut, que se encuentra en la etapa de Proyecto Ejecutivo, con una inversión estimada en $ 1.300 millones. También como proyecto, y con una in-versión prevista de $ 5.000 millones, figura el sistema riego para la Meseta Intermedia. Por otra parte, aparecen iniciativas tales como el interconectado con líneas en la zona sur de las lo-calidades de Comodoro Rivadavia, Río Mayo y Sarmiento; en la Cordillera, y también en la zona de Garayalde.

En materia productiva, otro de los proyectos que fueron presentados ante el Gobierno nacional es el de la instalación de un polo agrobiotecnológico, que se ubicaría en Garayalde, a mitad de camino entre las localidades de Trelew y Comodoro Rivadavia, sobre la zona de la costa chubutense.

SANTA CRUZ
Grandes aspiraciones pero muy pocas concreciones

"Todo lo que convoque para mejorar, cualificar y desarrollar la Patagonia me va a tener presente; hoy se marcó una metodología de trabajo donde se irán planteando las distintas problemáticas, pero creo que eso es bueno y se debe hablar con la verdad", expresó la gobernadora Alicia Kirchner, en oportunidad de la presentación del Proyecto Patagonia en 2017, al tiempo que advirtió que se trataba de una región “postergada” por el Gobierno nacional.

Lo cierto es que, pese al escepticismo mostrado por la mandataria, Santa cruz envió las obras que consideraba primordiales para la Provincia. Fueron 60 en total, por una suma de 117.700 millones de pesos.

Dentro de dicha nómina, se encuentran las represas hidroeléctricas Cóndor Cliff y La Barrancosa, que ya fueron adjudicadas al grupo chino Gezhouba, y representan el proyecto más ambicioso de la Provincia, además de ser el que más interés despierta en el Gobierno nacional, por los beneficios que deparará su construcción.

A las represas, les sigue el Acueducto Lago Buenos Aires, que forma parte del programa de 10 obras hídricas estratégicas de todo el país que elaboró el Gobierno nacional, aunque aún no ha experimentado avances. Su construcción proveerá de agua

a la zona norte de la Provincia, que incluye a las localidades de Perito Moreno, Las Heras, Koluel Kayke, Pico Truncado, Cañadón Seco y Caleta Olivia.

Además, el Gobierno provincial presentó, entre los proyectos, la Usina Térmica de Río Turbio, que actualmente se encuentra paralizada, pese a estar en su última etapa de construcción. También anotó obras en el puerto cerealero de Punta Quilla, cuyas mejoras habían sido anunciadas por Nación a principios de 2016, y que se encuentra en proceso de licitación. Asimismo, el Ejecutivo santacruceño incluyó las rutas provinciales 9, 39, 40 y 41, orientadas a la explotación del turismo y a la expansión del corredor bioceánico.

Muchas de las obras están en ejecución o por licitarse, y otras son ideas que aún no cuentan con un proyecto de trabajo elaborado. Su realización dependerá de la suerte del plan y de la voluntad política del Gobierno nacional y provincial.

COMENTARIOS
  • Genéricos