Clima
15° C

La Plata, Bs As.
Miércoles, 23 agosto 2017
Revista Num. 742
Si los resultados de las PASO se reiteran en las generales, muchos jefes comunales mantedrán el control de los legislativos locales, pero otros tantos afrontarán verdaderas difi...
Ver Revista
Revista ¿A QUIEN SE LE ESCAPA LA TORTUGA?
Clima
15° C

Revista Num. 742
Ver Revista
CAMBIOS
La trama detrás de las renuncias en Salud y la difícil misión del nuevo ministro
Tras la renuncia de Zulma Ortiz como titular de la cartera sanitaria bonaerense, también dijeron adiós muchos de sus colaboradores. Qué desafíos tendrá Andrés Scarsi, quien ya está al frente del Ministerio.
La trama detrás de las renuncias en Salud y la difícil misión del nuevo ministro
El psiquiatra Andrés Scarsi, el nuevo ministro de Salud de la Provincia, es un hombre de las entrañas del PRO. No hay vocero, conocido o funcionario que no le atribuya un pedigrí ciento por ciento amarillo, iniciado en la gestión de Jorge Lemus, cuando éste era responsable de la salud en la Ciudad de Buenos Aires.

Su paso como jefe de Gabinete del ministerio (post secretaría de Salud de Lanús
y previo a ser viceministro nacional) le permite llegar a un área que ya conoce desde adentro, pero en la que deberá poner orden.

Desde el ministerio no ocultan el temor de que Scarsi desembarque con una mi-sión poco simpática: reducir gastos. Al parecer fue un pedido de Vidal a la propia Ortiz, alertada la Gobernadora de un ex-cesivo gasto en el segundo trimestre que habría dejado áreas ya sin presupuesto (no hay datos oficiales al respecto), pese a que en el primer trimestre la ejecución había sido la correspondiente.

Están en alerta en Cicop, porque deducen que si hay reducción de gastos esto derivaría en recorte de personal, ya que el grueso del presupuesto de la cartera se destina a sueldos.
Con todo, la misión de Scarsi es por demás dificultosa. Los exagerados dicen que el mi-nisterio está “detonado”, y los optimistas aducen que con una mejor conducción po-lítica se lograrían resultados. Por lo pronto, a Scarsi no le falta banca política. Su relación es excelente con Néstor Grindetti y, fundamentalmente, con Marcos Peña.

Además es hijo de Roberto Scarsi, también psiquiatra, y quien preside la la Federación Médica del Conurbano (FEMECON). A Roberto lo señalan como uno de los aportantes a las campañas del Pro. No obstante, en el registro de aportantes de Cambiemos de 2015, no figura.

El nuevo ministro desembarcó con un equipo de 15 profesionales para ocupar los principales lugares del organigrama de la cartera. Una de las preguntas que imperaba en las últimas horas era si una de esas personas es Milagros Olivera.

Olivera fue la jefa de prensa de Ortiz hasta el escándalo por la adhesión al protocolo nacional de aborto no punible, pero tuvo varios conflictos internos y una relación tirante con la prensa.

Con la salida de Ortiz, todos los subsecretarios presentaron su renuncia. Algunas dimisiones no fueron aceptadas, mientras que otras tienen carácter de indeclinable, por la cercanía del funcionario con la exministra.

Uno de estos casos es el de Elsa Andina, subsecretaria de Maternidad e Infancia y exdirectora de la maternidad Sardá. También deja la cartera el subsecretario de Determinantes Sociales de la Salud Física y Mental y de las Adicciones, Raúl Pitarque, del equipo más cercano a Ortiz. Había asumido en el cargo el 10 de marzo.

Toda una incógnita hay alrededor del subsecretario de Atención de la Salud de las Personas, Leonardo Busso, virtual viceministro de la cartera y por quien muchos apostaban dentro del ministerio para que tomara el cargo que dejó Ortiz.

De reconocida actuación profesional en el hospital El Cruce como jefe de Terapia Intensiva Pediátrica, Busso llegó al ministerio como director de Hospitales. En su palmarés figura “haber cambiado el 80 por ciento de los directores de los hospitales bonaerenses”, señala una fuente de la cartera.

Hace sólo un par de meses, Busso fue ascendido a subsecretario, tras la renuncia de Evelina Chapman, y aseguran que trajo paz a un área convulsionada. Por eso, muchos apostaban a que siguiera en ascenso; pero algunos afirman que su “falta de perfil PRO” le jugó en contra para quedarse con la silla de Ortiz.

Los cambios, fundamentalmente en el área de Administración y Gestión de Recursos (que por último tuvo como responsable a Mónica Pajón), fueron permanentes y, por eso, nunca pudo estar acompañada por un equipo estable. “El ministerio nunca dejó de estar convulsionado”, reconocen puertas adentro respecto de los recursos.
COMENTARIOS
  • Genéricos