Clima
12° C

La Plata, Bs As.
Miércoles, 28 junio 2017
Revista Num. 734
Va Cristina, va Randazzo, va Mazza; y el oficialismo sale a defender el triunfo de 2015 con Esteban Bullrich. Qué puso cada uno en los respectivos equipos que compiten en la Pro...
Ver Revista
Revista A LA CANCHA
Clima
12° C

Revista Num. 734
Ver Revista
AZUL
Hernán Bertellys: entre la banca política y la crisis social
Después del salto del FpV a Cambiemos, el alcalde busca potenciar la tropa propia, y hace malabares para que lo acompañen tanto los peronistas como los Pro. Y en un clima político de armonía full time, los movimientos sociales ejercen de oposición
Hernán Bertellys: entre la banca política y la crisis social
El intendente de Azul, Hernán Bertellys, hizo una jugada de salón: ganó las elecciones con el FpV y, al poco tiempo, se refugió en el paraguas de Cambiemos bajo la órbita de la gobernadora bonaerense, María Euge-nia Vidal. El giro sonó como un cimbronazo en julio del 2016 pero, de a poco, ese sonido entró en el efecto fade out, hasta calmarse casi por completo y pasar inadvertido.

Para ello, Bertellys contó con una variable que funcionó como elemento organizador: haber asumido en un contexto local de crisis socioeconómica absoluta. Un cla-ro ejemplo radica en la triste estadística de que el 70 por ciento de la masa salarial de los trabajadores municipales de-bía ser completada por un giro descubierto que hacía el banco Provincia. Con tamaño panorama, el jefe comunal encontró la excusa perfecta para sellar su acuerdo con el gobierno bonaerense. “El salto a Cambiemos tuvo que ver netamente por una cuestión económica; él entendió que sin apoyo no podía sacar adelante el municipio”, dijo a La Tecla el concejal del bloque Justicialista-Peronista, Santiago Zaffora.

Pero, además, su amparo bajo el ala de la mandataria provincial generó confusión no sólo a los propios, sino también a los extraños; y abrió una oportunidad política impensada para el intendente, que se encontró con una oposición local de-sorientada frente a su giro y, al mismo tiempo, atrapada en la dicotomía de dar la lucha política-partidaria o priorizar la gobernabilidad.



En ese sentido, Juan Saenz, edil del radicalismo, reconoció la metamorfosis que generó en su espacio el salto del mandatario. “Al principio no nos fue fácil; ahora lo hemos digerido mucho más todos. Para nosotros fue sorpresivo, porque fue una negociación de la cual no participamos”, afirmó. Otro de los que se manifestaron en el mismo sentido fue el concejal de Azul para el Desarrollo, Pablo Yanibelli. “Estamos en un proceso de reacomodamiento político local muy marcado de todos los espacios; el intendente tomó la decisión de jugar con Cambiemos, y eso reconfiguró el mapa político local, porque obligó a reacomodar a todas las fuerzas”, aseveró el edil.

Como si fuera poco, el alcalde potenció su armado dentro del pago chico, dándole rienda suelta a su partido vecinal, Nuevo Azul, dentro del cual contuvo a parte del peronismo que mostró cierto descontento con su pase a Cambiemos. “Esa jugada le brindó el marco ideológico que necesitaba para nuclear a aquellos que son bertellystas pero miran de reojo a Vidal”, expresó a La Tecla un conocedor de la política del distrito.

A esto, Bertellys le sumó una conformación “amplia” de su gabinete, convocando gente que supo responder al exintendente y ahora titular de OCEBA, Omar Duclos, a la UCR, al PJ y a alfiles del Pro, como Fernanda Ibarra (quien ocupa la Dirección de Políticas de Género, Niñez y Adolescencia), Agustín Carus (Secretaría de Hacienda) y Hugo Herrera (Dirección de Seguridad).



En paralelo, en el Concejo Deliberante, un lugar sensible para toda gestión, hasta los ediles han adoptado un perfil contemplativo. “Hemos garantizado la cobertura institucional en las medidas más trascendentes, priorizamos la gobernabilidad sobre la cuestión partidaria, porque había un contexto socioeconómico que era caótico”, apuntó Zaffora. Esa tesitura también fue apoyada por Yanibelli, para quien “hoy por hoy, en Azul, como concejal quedás muy expuesto si te ponés a jugar con mezquindades políticas; la discusión es garantizar espacios de gobernabilidad”.

Pero no todo es calma, la cuestión social enciende la alarma para la gestión de Bertellys. Días atrás, el movimiento social 1° de Octubre tomó el edificio municipal y dejó expuesta una arista enterrada en la arena política local. En diálogo con La Tecla, su máxima referente, Griselda Altamirano, contó los argumentos: “A partir de nuestro trabajo territorial hemos visto una situación terrible en los barrios, de calidad habitacional extrema, donde se vieron enfermedades como tuberculosis, que fue erradicada hace décadas, pero que en Azul volvió, producto de la mala nutrición”.

Para colmo, a contramano de la diplomacia política que por estos tiempos reina en el distrito, Altamirano alzó la voz de las denuncias con acusaciones y chicanas varias. “Bertellys era regente de un cabaret en Necochea, estafó a medio mundo en Tandil, y estando en el Frente para la Victoria se bajó los pantalones y pasó a Cambiemos. Frente a este contexto de miseria y hambre que están viviendo muchas familias, para garantizarle el control del poder a un hijo adoptivo, la gobernadora bonaerense les quitó a las organizaciones sociales los pocos recursos que teníamos cuando en Azul éramos nosotros los que estábamos asistiendo a las personas que ellos dejan de lado”, acusó la dirigente.
COMENTARIOS
  • Genéricos