Clima
17° C

La Plata, Bs As.
Sábado, 20 octubre 2018
Revista Num. 802
Las deudas de las prestadoras estatales IOMA y PAMI alcanzan cifras millonarias. Los problemas crecen por el atraso en el nomenclador provincial y el sistema de cápita aplicado ...
Ver Revista
Revista IOMA Y PAMI AHORCAN MUNICIPIOS
Clima
17° C

Revista Num. 802
Ver Revista
10/08
GUILLERMO CASTELLO
"La Coalición Cívica debe ser parte de la gestión"
El diputado “lilito” pide más lugares para su partido en los ejecutivos provincial y nacional. Y defiende las eventuales llegadas de Uber y el resto de las empresas de redes de transporte a la capital bonaerense.

En el Palacio Legislativo, sobre calle 7, cientos de taxistas locales y de la Ciudad lo insultan de arriba abajo, y hasta realizan pintadas en su contra. A unos 150 metros, en el Anexo de la Cámara Baja, el diputado Guillermo Castello, uno de los alfiles de Elisa Carrió en la Provincia, defiende ante La Tecla la iniciativa de su autoría que, en caso de ser aprobada, permitiría las llegadas de Uber y Cabify al territorio bonaerense.

Si bien desde el propio bloque oficialista, aparentemente a pedido de Vidal, fueron varias las voces que salieron a despegarse del proyecto, el legislador marplatense no se achica y redobla la apuesta. “Los mismos diputados que repudian o discuten estas nuevas tecnologías, las están utlizando”, señala, desafiante, y pregunta: “¿O acaso nunca hicieron una compra por Mercado Libre?”.

Por otra parte, Castello defiende a capa y espada el rumbo económico. En tanto que, de cara a los comicios venideros, afirma que “los únicos lugares que no deben tocarse” son el de Macri y el de Vidal, dando a entender que la vicepresidencia y/o la Vicegobernación tendrían que ser para la Coalición Cívica. Además hace referencia a la actuación de Cambiemos en la causa de los aportantes truchos. Y pide más lugares de gestión para su espacio.

-¿Está mejor ahora que en 2015? ¿La gente está mejor ahora?
-Muchísimo mejor. La mayoría de la gente lo está. Tenemos un rumbo político, institucional, económico. Y también estamos mejor en el plano internacional. Argentina es-taba despegada del mundo. Las relaciones internacionales fuertes eran nefastas, sólo nos llevábamos bien con Irán y Venezuela. Hoy, las cosas son distintas. Constantemente recibimos a presidentes de diferentes países, salimos del default y los organismos crediticios volvieron a abrirnos las puertas. A partir de eso se dieron situaciones buenas y otras no tan buenas.

-Este nuevo rumbo lo sufren la clase trabajadora, las Pymes.
-El Gobierno tuvo una sobredosis de optimismo. En un primer momento se pensó que, por el simple hecho de un cambio de régimen, de salir del populismo subsidiado de la era kirchnerista, todo se iba a acomodar, iban a llegar las inversiones de manera más veloz; pero no fue así. Y claro que la clase media se ve afectada, lo sabemos. También es cierto que la clase media ha tenido durante años tarifas y pasajes al exterior demasiado subsidiados. Había que equilibrarlo.

-No estaba mal que la clase media viajara al exterior; hoy ya no puede.
-El dólar era irreal. Con Cristina se viajaba con un dólar a 10, era una fiesta. Alguien estaba pagando todo eso. Y ese alguien era el resto de la población, que por ahí no viajaba y pagaba a través de la inflación. Hoy, las cosas van por el buen camino. Claro, hay que pagar un costo, el costo de salir de un modelo populista e ir hacia un modelo más integrado al mundo y más competitivo.

-¿Y si el costo es electoral?
-A diferencia de otros gobiernos, este respeta el rumbo. Cuando lleguen las elecciones no va a tirar todo por la borda y se va a poner a hacer populismo en busca de votos; se hace lo que hay que hacer.

 -¿Prefiere perder a cambiar el rumbo?
-Sí, es preferible. Hay que hacer las cosas que hay que hacer, después se verá. Pero vamos a llegar bien a las elecciones. Hoy por hoy, el mejor candidato a Presidente es Mauricio Macri, y la mejor candidata a Gobernadora es María Eugenia Vidal. Hay que acompañar sus liderazgos.

-¿Al resto de los lugares también los acompaña? El del vicegobernador, por ejemplo. ¿Tiene que ser para la UCR ese lugar o hay que ponerlo en discusión?
-No creo que tenga que ser necesariamente para el radicalismo. Tampoco creo que la candidatura a vicepresidente tenga que ser para el PRO. Son lugares para discutir. En mayo del año que viene habrá que ver dónde estamos parados y a qué sectores queremos representar. Tal vez, una fórmula sólo cerrada al PRO, como la de Macri y Michetti, te limita para representar a otros sectores. Cambiemos no es solamente el PRO. “Lilita” (Carrió) es la segunda o tercera dirigente mejor valorada de todo el país, y eso hay que aprovecharlo. Con un candidato de la CC se puede fortalecer a Cambiemos.

 -¿Le falta más protagonismo a la Coalición Cívica dentro de Cambiemos?
-La Coalición Cívica debe ser más protagonista, claramente. Tiene que dejar de ser un espacio sólo de fiscalización y denuncia. Tenemos que ocupar más espacios en el Ejecutivo, tenemos que tener más lugares en los ministerios. Hoy por hoy, nuestros dirigentes no ocupan cargos importantes. Somos socios, al igual que la UCR, pero el PRO debe mostrarse más abierto. Queremos ser parte de la gestión.

-Qué revuelo causó con el proyecto de habilitar a Uber en La Plata...
-Sí, gran revuelo. Pero no quiero ceñirlo a Uber, son empresas de redes de transporte. También está Cabify, por ejemplo. En el mundo hay decenas. Son proyectos que tratan de mejorarle la vida a gran parte de la gente. Y, por supuesto, hay sectores corporativos a los que les cae mal. Las encuestas indican que un 90 por ciento de la población está a favor. En Mendoza, la patria chica del presidente del radicalismo, Alfredo Cornejo, a partir de un proyecto de la UCR y acompañado por todos los bloques políticos se logró, modificaciones mediante, llegar a un consenso y a la aprobación final.

-¿Acá no hay ganas de discutir?
-Lamentablemente, no. Por supuesto que a aquellos que se sienten afectados, como taxis y remises, los entiendo, entiendo esa posición corporativa. Ojo, no entiendo el método medio fascista de protesta, de querer ocupar las calles, insultar y romper coches que no trabajan para ellos. Imponerse por la violencia y no por el debate de ideas me parece horrible, no es propio de una democracia.

 -¿Y a sus compañeros de bancada, los entiende?
-No comprenden por dónde viene la mano. Estas nuevas tecnologías llegaron para quedarse, porque incluso los mismos que las repudian o las discuten, las están utlizando. Muchos son los taxistas y diputados que usan Mercado Libre o Pedidos Ya. Esto es igual. Uber es una aplicación a través de la cual se la da poder al consumidor. No depende de intermediarios, ni licencias gubernamentales; la persona se relaciona de manera directa con la empresa. Hay que entender que la competencia mejora el bolsillo de la gente. Además, los que están adentro hacen lo que quieren. ¿O no hay taxistas que te tratan mal y se enojan porque vas a menos de diez cuadras? Hay que dejar entrar a nuevos jugadores. Cuando eso pasa, los que están bajan los precios y brindan mejores servicios.

-¿Hay mafias contra las que el gobierno de Vidal aún no da pelea?
-El gobierno de Vidal ha dado, y está dando, peleas contra las mafias más importantes, como el narcotráfico, la Policía, el juego. Se ha puesto desde el primer momento con los tapones de punta, y eso se valora.

-Insisto: ¿Hay mafias contra las que aún no se pelea?
-Sí, entiendo que sí. Tal vez alguno me diga que hay muchos frentes abiertos, que hay que esperar un poco. Hay que darlas ahora a esas peleas. Hay que batallar contra todos los intereses corporativos que impiden que Argentina mejore y dé un salto de calidad. Esos sectores defienden privilegios que son sólo para cuatro o cinco, no para el resto de la población, que se beneficiaría si pudiera tomar pasajes a mitad de precio.

COMENTARIOS
  • Genéricos