Clima
20° C

La Plata, Bs As.
Jueves, 8 diciembre 2016
Revista Num. 705
Cuáles son los recursos con los que contará cada una de las intendencias de la provincia de Buenos Aires para el próximo ejercicio. El aumento de tasas y las prioridades estable...
Ver Revista
Revista LAS CAJAS DEL PAGO CHICO
Clima
20° C

Revista Num. 705
Ver Revista
ESTRATEGIAS
El Monje Negro de Cambiemos
Con la llegada al Ministerio de Gobierno, Joaquín de la Torre tendrá la única misión de ser el soldado de Vidal en los distritos propios donde la gestión no colma las expectativas. En Mar del Plata, su primer objetivo, ya pasa tres de los siete días de la semana.
El Monje Negro de Cambiemos
Históricamente se ha llamado “monje negro” a una institución política, forme parte o no del Gobierno, que tiene como función directa ser operadora de la máxima figura de poder, leal a ella y cuya autoridad de ninguna manera se discute. Además tiene la responsabilidad de ser quien cuide las relaciones, los contactos y su imagen sin miedo a los asuntos tenebrosos, oscuros o, bien podría decirse, de mayor cintura política.

Hasta el momento, en el gobierno bonaerense no aparecía ninguna referencia directa que se pudiera relacionar con la definición de “monje negro”. Sin embargo, cada vez que se mueven las fichas se cambia la estrategia y surgen nuevos roles. Por más que los nombres sean los mismos, los puestos, no, y esto es lo que define quién pasará o no a ser un factor clave en la estructura de gobierno. La provincia de Buenos Aires y María Eugenia Vidal no están exentas de esta realidad, y así lo grafica la última jugada de la Gobernadora.

Federico Salvai, del Ministerio de Gobierno a la Jefatura de Gabinete, y Joa-quín de la Torre, de la cartera productiva a reemplazar al próximo jefe de ministros; ése es el punto clave que desnuda la aparición de una nueva representación implícita.

El exduhaldista y barón del Conurbano ocupará otro lugar en el organigrama de un gabinete del que hasta hace sólo pocos meses no formaba parte. A finales de agosto se consolidó la llegada del ahora exintendente de San Miguel para confirmar su pertenencia a la alianza Cambiemos. Para malestar de la Unión Cívica Radical, el pejotista arribó en el área de Producción y, con ello, perdió terreno el boina blanca Jorge Elustondo, quien fue desplazado para quedarse con la par-te menor (NdR: Ciencia, Tecnología e Innovación).

Sin embargo, las fichas no se mantuvieron ahí. Con el nuevo cambio que impulsa la mandataria, el hombre que estuvo ligado a Sergio Massa pasará a tener un rol clave y, a la vez, minoritario. Tendrá la única responsabilidad de ser el monje negro en la Provincia: desde las sombras estará a cargo de la protección de la Gobernadora en los lugares donde no logra hacer pie. Es decir: De la Torre se transformará en soldado de Vidal, será quien deba llevar a buen puerto las gestiones comunales que transitan por la cuerda floja y manchan a la gestión.

Según confirmaron a La Tecla fuentes inobjetables del gobierno provincial, el trabajo del ministro estará centralizado en cuatro ciudades en particular: La Plata, Quilmes, Pilar y General Pueyrredón. Las dos últimas son las que traen los principales dolores de cabeza al Ejecutivo bonaerense y, por ende, donde deberá enfocarse el duhaldista devenido en vidalista. “Es una buena manera de apuntalar los municipios donde hay controversia en la gestión, una manera de estar cerca”, confiaron.

Incluso su desembarco en la comuna atlántica que conduce Carlos Arroyo ya tendría fecha. De no mediar inconvenientes, el 10 de diciembre De la Torre deberá ser una de las figuras que acompañen al cuestionado intendente en el anuncio del plan de obras a realizarse con fondos provinciales y nacionales. Ese será el puntapié para que durante el verano acompañe a La Feliz y procure que la temporada estival deje ganancia política en las arcas de Cambiemos.

No será la primera vez que la ciudad de la Quinta sección electoral tenga un pupilo que trate de encauzar a Arroyo. En el pasado fue Agustín Cinto, enviado desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por Horacio Rodríguez Lar-reta; pero el joven no logró imponer el estilo buscado por los líderes del PRO y terminó con sus labores sin gloria. Allí, De la Torre tendrá su primera misión.

Ahora el nuevo ministerio de Gobierno y el flamante monje negro de Cambiemos solamente se abocarán al rol de apuntalar los gobiernos donde María Eugenia Vidal no se siente en plena comodidad.
COMENTARIOS
  • Genéricos