Clima
7° C

La Plata, Bs As.
Lunes, 20 agosto 2018
Revista Num. 793
En un mano a mano exclusivo, el Jefe de Gabinete bonaerense dice que, pese ala crisis económica, "el objetivo es no frenar las obras". Critica duro al kirchnerismo y habla del c...
Ver Revista
Revista SALVAI A FONDO
Clima
7° C

Revista Num. 793
Ver Revista
DOS POSTURAS, UN GOBIERNO
Aníbal y Randazzo chocan por el voto electrónico
Mientras el ministro del Interior aboga por la implementación del voto electrónico, el Jefe de Gabinete se manifestó “a muerte” en contra del sistema. El quilmeño destacó que “quita legitimidad” al proceso electoral. En tanto, Randazzo sostiene, con bemoles, que se trabaja para su uso
La elección de Chubut, con su reñido final y las denuncias cruzadas sobre la posibilidad de que haya existido fraude, reavivaron el debate acerca de la implementación del voto electrónico en el país. El antecedente más cercano es el Brasil, en donde el sistema garantizó resultados a las pocas horas de haber terminado el comicio, en un país con 123 millones de electores.

En el Gobierno, pese a los avances que significaron la sanción de la reforma política y la digitalización de los padrones, aún no hay un criterio cierto acerca de qué hacer con el voto electrónico. Más aún: hay visiones contrapuestas de parte de los ministros de Cristina Fernández.

El ala más dura está encarnada en la figura de Aníbal Fernández. El jefe de Gabinete no se anduvo con matices para decir que está “a muerte” en contra del voto electrónico. Fernández opinó que la digitalización "deslegitima" las votaciones y destacó el actual proceso electoral que se aplica en la Argentina por otorgar "certeza y seguridad". "Usted está seguro que toca un botón y ese voto es positivo. El resultado final usted no lo puede saber porque el voto es secreto", explicó Fernández.

Por otra parte, está Florencio Randazzo. EL ministro del Interior, autoridad de aplicación de la Ley Electoral y auxiliar de la Justicia para este proceso, trabaja para implementar el voto electrónico desde los tiempos de Felipe Solá, ocho años atrás. Sin embargo, su apoyo tiene sus bemoles.

En declaraciones a Diario Popular, el ministro afirmó tiempo atrás que "ni la boleta única ni el voto electrónico son de aplicación posible" en el sistema electoral argentino, porque, expresó, "los países que lo usan tienen sistemas uninominales o binominales, no listas sábanas o cerradas".

A fines del año pasado, insistió sobre el particular: “es imposible pensar en el voto electrónico si no tenemos informatizados los padrones, si no tuvieramos una ley como la que sancionamos el ano pasado. Se avanza en ese camino, lleva tiempo y no hay que descartarlo”. Como se ve, la visión del ministro pretende superar contingencias en pos de su aplicación.

Sobre este mismo tema tuvo un cruce con la senadora Hilda “Chiche” Duhalde, luego de escuchar las críticas que la esposa de Duhalde expresara oportunamente. "Ahora reclama la implementación del voto electrónico cuando nunca se interesó por apoyar la aplicación del sistema, pese a que el gobierno de la provincia de Buenos Aires viene impulsando su incorporación desde hace mucho tiempo", sostuvo.

Y explicó que desde la Provincia "hace cinco años que trabajamos para incorporar el sistema de Voto Electrónico en las elecciones bonaerenses con el único objetivo de garantizar un acto eleccionario transparente y eficaz".
COMENTARIOS
  • Genéricos